En Jartum, la capital de Sudán, se encuentra un con junto arquitectónico antiguo al que se conoce como las Pirámides Nubias, conozca a través de este artículo todo sobre este vestigio cultural de un pasado glorioso del reino de los Kushitas.

piramides-nubias-2

Pirámides Nubias: Gigantescas Esculturas de Sudán

Con menos fama que las pirámides ubicadas en Giza, Egipto, el complejo arquitectónico del que hablamos se encuentra a 200 kilómetros de la capital de Sudán, y en cantidad son más que las que puede ver en Egipto. La diferencia mayor es que las pirámides nubias son más pequeñas en tamaño y tal vez por eso es que pasaron muchos años desapercibidas para los historiadores.

Su construcción ha sido datada en unos 2.500 años, unos 500 años más tarde, cuando los egipcios ya habían dejado de sepultar a sus faraones en grandes estructuras mortuorias, pero en ese caso egipcio, dejar de hacerlas por lo costoso de sus construcciones, una práctica que prácticamente les estaba dejando en bancarrota dentro de su  gran imperio.

Los reyes de la antigua Nubia, aun se fascinaban al ver las grandes obras de los egipcios y por tanto decidieron imitarlas. El Reino de Kush tuvo una duración de 900 años, se tiene conocimiento de su existencia en el siglo 800 antes de Cristo, hasta su extinción en el 280 antes de Cristo. Por todos esos años su cultura creció y su poder abarcó una gran área del Delta del Nilo hasta el sur de la actual Jartum.

La capital para finales del imperio kushita fue Meroe, en ella los antiguos nubios, construyeron unas 80 pirámides de pequeño tamaño, las cuales colocaron encima de las tumbas de sus reyes y reinas de todo el reinado de los kushitas. Las estructuras tienen tamaños variables que van desde los 6 hasta los 30 metros de alto, elevándose desde pequeños cimientos que por lo general no llegan sino hasta los 7,60 metros.

Esta altura le otorga a las pirámides unos ángulos empinados. La pirámide más grande encontrada pertenece a la reina Shanakdakheto, que vivió entre el 170 al 150 antes de cristo. Esta pirámide está adornada con muchos elementos de decoración al estilo de las culturas de los faraones de Egipto, o de las poblaciones de Grecia y Roma.

Los gobernantes Kushitas hicieron más de 250 construcciones piramidales, más del doble de las egipcias, distribuidas en una región desértica de Sudán. De la misma manera que los faraones egipcios, los reyes nubios también eran momificados y enterrados, sus cuerpos se cubrían de joyas y se colocaban en ataúdes de madera antes de ser enterrados.

Aunque todas las pirámides nubias fueron saqueadas hace muchos siglos, los arqueólogos de los siglos XIX y XX han descubierto algunas de ellas con restos conservados de arcos, flechas, arnés de caballo, muchas cajas de madera, muebles, cerámica, vidrios de colores, objetos de metal y artefactos que indican que tenían un comercio con Egipto y el mundo heleno.

Meroe se ha convertido en un nuevo centro de arqueología, el más grande de Sudán y una de las atracciones para el turismo, aunque devastada por una larga guerra civil, que solo ha logrado que llegue unos 15 mil turistas por año.

piramides-nubias-3

Los reinados de los Kushitas y las pirámides

En Nubia, un área del llamado Valle del Nilo existieron tres reinados de Kushitas los cuales establecieron capitales diferentes. El primero de ellos fue del 2600-1520 aC con su capital Kerma. El segundo tuvo su capital en Napata y va desde el 1000-300 aC., el último reinado fue en Meroe y reinó desde el 300 aC-300 dC.

De ellos Kerma mantuvo sus propias culturas y formas nativas en arquitectura y costumbres de sepultar a sus muertos, pero Napata y Meroe tuvieron una fuerte influencia egipcia, no solo en cultura, sino también en la economía, la política y el ámbito militar.

Los kushitas mantuvieron una fuerte competencia con Egipto, y se han encontrado muchas evidencias que el reinado de Napata llegó a conquistar Egipto en el periodo tardío de la historia antigua egipcia. Ellos llegaron a unificarlo y se convirtieron en faraones de la Dinastía XXV en Egipto. Esta dominación se terminó con la Conquista de los Asirios en el año 656 aC.

¿Dónde se Construyeron estas Pirámides?

Se construyeron en tres lugares de Nubia, para los reyes y reinas de las dinastías Napata y Meroe. El primer reducto de ellas se consiguen en Del Kurru, en donde resaltan las tumbas del rey Kashta y de su hijo Pianjy, luego están las de sus sucesores: Shabaka, Shabitko y Tanutamani. Hay 14 pirámides correspondientes a sus reinas, las cuales se conocían por haber sido fuertes guerreras.

Luego se encuentran las pirámides napateas en Nuri, a orillas del oeste del Nilo, una necrópolis en donde se encuentran 21 reyes, 52 reinas y príncipes nubios, entre los más conocidos están Anlami y Aspelta. Estos reyes fueron colocados en grandes sarcófagos elaborados en granito, con pesos que piodian llegar hasta las 4 toneladas. La más grande de estas pirámides es del Rey Napat, además de ser la más antigua y le sigue la de Taharqa, faraón de la dinastía XXV.

En tanto que las pirámides construidas por el reinado de los meroitas, están ubicadas entre la quinta y sexta cataratas del Nilo, cien kilómetros al norte de Jartum, en donde se enterraron más de 40 reinas y reyes.

¿En qué forma fueron Construidas?

Estas pirámides nubias fueron construidas en hileras escalonadas de bloques de piedra, su posición están en forma horizontal, con un altura que no supera los 30 metros, y ubicadas en cimientos un poco elevados pero pequeños, dando como resultado estructuras pequeñas, estrechas y con una inclinación de hasta 70°, las de Egipto tenían inclinación entre 45 y 50 grados por tener cimientos más grandes.

A diferencia de las de Giza, estas tienen pequeños templos a su alrededor que servían para hacer ofrendas a los reyes. En la actualidad algunas de ellas están en estado de deterioro debido a los saqueos que sufrieron en el siglo XIX, cuando la arqueología aún no estaba organizada.

Un detalle curioso es su color oscuro debido a que las piedras usadas tienen un mayor contendido de hierro. Las Pirámides Nubias se han reconocido como un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2011.