Confiar en DIOS en momentos difíciles

Dios nos ha amado siempre en su más enorme forma. Siempre demostrando que tiene un gran amor por todos sus hijos. ¿Pero qué sucede, cuando las situaciones nos hacen cuestionar su poder por lo difícil que se vuelven?

En la vida, vamos a tener adversidades y va a existir ocasiones que nos golpearán, es exactamente donde debemos confiar en Dios en esos momentos más difíciles.

Sí amamos a Dios, tendremos siempre claro que por muchas turbulencias en nuestras vidas siempre nos harán más fuerte nuestros lazos con el Señor.

Porque en el fondo poseemos la seguridad de que Dios toma el control de todo y frente este suceso no debe existir temor, ni inseguridades.

¿Cómo nos afectan los instantes difíciles?

[asap_note color_bg=»#ffffc1″ color_text=»#181818″ position=»left»]“Y entendemos que los que adoran a Dios, todas las cosas le asisten a bien, esto es, a los que acorde a su propósito son llamados”. Romanos 8:28 (RVR1960)[/asap_note]

Nosotros, como hijos de Dios, tenemos un propósito por cumplir mientras Dios va probándonos día tras día. Dejando que caiga lluvia sobre nosotros y así, se verá nuestra fidelidad en nuestra lucha diaria, cayendo en ocasiones en desesperaciones o angustias, pero siempre Dios será nuestro socorro, auxilio y consuelo final.

CONFIAR EN DIOS

Sin paso al resentimiento a Dios

En ocasiones cuestionamos a Dios por los instantes difíciles que pasamos; lo culpamos de las desgracias, cómo si él orquestará cada circunstancia para perjudicarnos.

También te puede interesar  ¿Cómo combinar nombres para crear uno solo?

Cuando de todos modos, él está ahí para apoyarnos, para llevar a cabo menos complicado este momento; para tomar nuestras cargas y decirnos que no nos encontramos solos.

La vida puede ser despiadado, complicado y dolorosa confiar en Dios en instantes difíciles es abrir nuestro corazón, confundido y herido para permitirle al maestro recomponer esas grietas y después tengamos la posibilidad levantarnos como las águilas, fuertes y rejuvenecidas. Sin aceptar que el enemigo nos separe de su amor y su sin limites misericordia

Momentos difíciles que apalean nuestras vidas

Momentos dificiles que apalean nuestras vidas

Estar apartados de Dios:

[asap_note color_bg=»#ffffc1″ color_text=»#181818″ position=»left»]– El estar lejos de Dios en instantes de tribulación, van a hacer que nuestro corazón se endurezca y no observemos la salida en la mitad de la prueba.
– Nos va a hacer más débiles espiritualmente y se llenará de amargura nuestra alma por incomprensión divino.
– Dios te llama, a que te coloques a cuentas, que le busques. Él está ahí aguardando.[/asap_note]

Duelo:

[asap_note color_bg=»#ffffc1″ color_text=»#181818″ position=»left»]– ¬Sin duda alguna, el desafío es una de los sentimientos menos simples que tenemos la posibilidad de combatir.
– La falta de un ser querido; asi sea por muerte o separación de una relación, causa una herida es complicado de sanar.
– Dios nos habla que sanará nuestras lesiones y que quitará el luto de nuestro corazón y nos sugiere ir a reposar en su regazo. Llenará el vacío que quedó y consolará nuestra alma.[/asap_note]

Enfermedad:

[asap_note color_bg=»#ffffc1″ color_text=»#181818″ position=»left»]– Las patologías lastiman nuestros cuerpos y nos hace atacables ya que enfrentamos miedos, dolores, dolores y debilidades.
– La gente que sufren una patología terminal están asustadas, se preocupan a lo desconocido; a un viaje sin retorno.
– Es aquí donde debemos confiar en Dios en instantes difíciles, él toma el control de nuestra patología, él es médico más especial y sanará.
– Para todos los que están confrontando la muerte; es confiar totalmente en Dios que todo va a estar bien; tanto quienes se quedan, como él que parte. Tener la seguridad que va a un espacio mejor y descansará de su pesar. Es un paso completamente de fe. Pero en Dios todo se puede.[/asap_note]

También te puede interesar  Oración a San Benito para alejar el mal

Situación económica:

[asap_note color_bg=»#ffffc1″ color_text=»#181818″ position=»left»]– Actualmente, pertence a las adversidades que más afecta; el alto valor de la vida; la carencia de capital. Todo lo mencionado ha debilitado la fe de varios.
– Dios no dice que nos no preocupemos y no tengamos ansiedad en relación a esto.
El protege de nosotros y el proveerá. Buscad y hallareis. Pedid y se nos va a proporcionar. Pero con fe, sin vacilar.[/asap_note]

¿Qué nos alejará de Dios?

[asap_note color_bg=»#ffffc1″ color_text=»#181818″ position=»left»]“¿Quién será capaz de separarnos del amor de Cristo? ¡Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o riesgo, o espada?”. Romanos 8:35 (RVR 1960)[/asap_note]

Confiaremos en Dios en los instantes más difíciles para así tener la absoluta seguridad, firmeza y gran promesa de que Dios se encargará de que todo esté bien sin importar nada más.

Es declarar estoy estable porque mi Dios está conmigo, no me dejara, ni desmayará. Si poseemos esta certeza; porque debo derribarme frente los inconvenientes.

Con cada carga que llega a nuestras vidas, Dios da la salida; su yugo es simple y rápida su carga. Esta afirmación nos declara que todo lo tenemos la posibilidad de vencer porque él va frente abriendo caminos, para que tengamos la posibilidad salir victoriosos de cada situación que enfrentemos.

Oremos juntos a Dios

[asap_note color_bg=»#ffffc1″ color_text=»#181818″ position=»left»]

Bendito seas Dios en tu gloria.

Eterno y como siempre, espectacular eres, Dios.

Gracias por tus misericordias infinitas.

Que en tus ojos se vean mi aflicción.

¿Tu presencia? Siempre será como ungüento que se derrama en mis posibles lesiones.

Sólo en tí confiará mi alma.

Quiero dormir y reposar en la cobertura de tus alas.

También te puede interesar  Oración para levantar al Niño Dios con Rito y Rosario

Bendíceme mi señor.

Amén.

[/asap_note]

5/5 - (14 votos)